lunes, 2 de junio de 2014

El reinventor del fútbol chileno

              Marcelo Bielsa llegó a Chile para clasificarlos a un Mundial, sin darse cuenta del impacto que tendría su llegad... thumbnail 1 summary

 

 

 

 

 

 

 

Marcelo Bielsa llegó a Chile para clasificarlos a un Mundial, sin darse cuenta del impacto que tendría su llegada y que lograría mucho más que una clasificación.

Cuando el rosarino recibió la propuesta por parte de Harold Mayne-Nicholls, en ese entonces presidente de la ANFP, para asumir el cargo de entrenador de la selección chilena, lo pensó durante semanas. Se reunieron, dialogaron y, finalmente, llegaron a un acuerdo.

Bielsa fue presentado el 10 de agosto del 2007. Aquel día, el fútbol chileno empezaría una nueva historia. Para comenzar, el ex-entrenador de la selección argentina pidió ciertos requisitos para asumir el cargo. Entre los más trascendentales estaban el remodelamiento del centro de concentración chilena, el complejo Juan Pinto Durán, y la ausencia de los directivos de la ANFP en el predio durante sus cuatro años de trabajo. Medidas que demostraron al final, la seriedad del proyecto.

Previo a la 'era Bielsa', el fútbol chileno no vivía sus mejores momentos. Casos de indisciplina y situaciones polémicas con algunos futbolistas eran situaciones comunes en el ámbito deportivo local. En una entrevista a Mayne-Nicholls para el diario El Comercio, admite que "el gran objetivo que le pedí fue que le devolviera a los jugadores disciplina, rigor en el trabajo y humildad. Nunca le hablé de clasificar a la Copa del Mundo". Además, uno de las principales características de su equipo era el trabajo. Al utilizar un sistema muy ofensivo, buscaba que todos los jugadores aportasen para lograr su objetivo. 

Su debut se dio el 7 de setiembre en un amistoso ante Suiza. Cayeron por 3-1 dejando algunas dudas. Días después, se enfrentó a Austria consiguiendo su primera victoria, logrando un 2-1 a su favor. Durante el proceso clasificatorio al Mundial del 2010, Bielsa tuvo la suerte de contar con dos generaciones de muy buen presente y tuvo que dejar de lado a aquellos que ya habían cumplido un ciclo en la selección. Le cambió la actitud no solo al equipo, sino a un país entero. Varios futbolistas y la sociedad chilena admite que, antes de su llegada, tenían una mentalidad derrotista y poco optimista. Los triunfos permitieron cambiar ese chip a lo que demuestra hoy en día su selección.

Con Bielsa, Chile clasificó a
un Mundial luego de 12 años.

Durante su estadía en Chile, vivió en un pequeño cuarto en el Juan Pinto Durán. En su habitación tenía solamente un crucifijo en la pared, un sillón negro y otros muebles de sus agrado. Era muy abierto con la gente. Constantemente recibía cartas de las personas cercanas al complejo. No era raro verlo caminar por las calles, plazas, supermercados y reuniones. Participaba en actos benéficos y colaboraba con la gente que recurría a él por ayuda económica o porque simplemente quería conocerlo. 

Su clasificación al Mundial, le valió ser considerado por la gente como el mejor entrenador de la historia del fútbol chileno. Ha dejado una huella imborrable en el país, tanto que tuvo consecuencias en último proceso clasificatorio al mando de Claudio Borghi. 'Las viudas de Bielsa', como lo denominó el ex-entrenador de la selección chilena por las continuas comparaciones que le hacían con él.

Su último partido al mando, fue el 17 de noviembre. Chile se enfrentó a Uruguay celebrando el centenario se la selección chilena. La victoria fue por 2-0, previo a su último anuncio. Días más tarde, terminaba su historia con el fútbol chileno. En conferencia de prensa, anunció que dejaba el cargo tras poco menos de 4 años. El motivo: habrían nuevas elecciones y Mayne-Nicholls tendría que dejar el cargo de presidente de la ANFP, y no de ser elegido, Bielsa se iría con él. El entrenador le había mostrado fidelidad durante todo el tiempo de trabajo, pues fue él quien lo convenció para tomar el puesto de entrenador.

Marcelo Bielsa es quizá el culpable del mejor momento futbolístico de la historia del fútbol sureño. El espíritu del futbolista chileno no es el mismo desde entonces. El crecimiento es notable. Encontraron el profesionalismo en su máximo expresión y recuperaron el sentimiento perdido del público con su selección. El fútbol chileno siempre se lo va a agradecer.

 

Luis Gonzales

No hay comentarios

Publicar un comentario