miércoles, 4 de febrero de 2015

Entre la confianza y la desconfianza: El debut del Junior en la Liga Águila

El debut del Atlético Junior ante los motilones deja esa sensación: entre confiar y desconfiar en el equipo. Confiar porque se vio un Junio... thumbnail 1 summary

El debut del Atlético Junior ante los motilones deja esa sensación: entre confiar y desconfiar en el equipo. Confiar porque se vio un Junior con trabajo, ordenado y bien parado en en el terreno de juego, con una defensa atenta a los cierres y con un Michael Ortega con ganas de levantar su nivel. Y desconfiar porque Junior padece la falta de gol, situación que da la impresión que va a ser el talón de Aquiles del equipo durante todo el semestre.

 

Confiar. De entrada, la mano de Alexis Mendoza se nota. Y se nota porque Junior fue ordenad y con buen trato del balón. Desde el orden defensivo, el equipo se mostro con movilidad, actitud, asociación y buen pie. Sin embargo, gran parte de los aspectos más interesantes de los rojiblancos giraron en torno a Michael Ortega: fue protagonista de las opciones más claras del equipo. En el General Santander, el creativo de Palmar de Varela se mostró rápido, asociativo, explosivo en el uno contra uno, con movilidad para generar espacios y con ganas de gol. Incluso, se vio a Michael corretear al lateral del Cúcuta, ayudando en la marca y en los doblajes a Domínguez. Esperemos que Ortega pueda recuperar el nivel que lo llevó a Alemania.

 

Desconfiar. O lo que impide una plena confianza: la falta de gol. Junior no tiene un killer de área. Entre Toloza y Ovelar no se ve una figura que pueda potenciar la capacidad ofensiva del equipo. Del nariñense es mejor no esperar nada: su velocidad lo hace peligroso, pero su torpeza lo hace ineficaz y exasperante. Por su parte, el paraguayo se muestra poco hábil: puede que sea buen pivoteador, pero no parece de esos delanteros que pueden convertir ladrillos en goles. Además, la situación no es alentadora. Las opciones que manejan las directivas del Junior para reforzar el ataque son desilusionantes y parecen estar al nivel de Toloza y Ovelar.

 

Así las cosas, durante este semestre Junior dependerá mucho de la capacidad goleadora de sus volantes ofensivos. Tanto Michael, Vladimir, Aguirre, Jarlan y Macnelly, deberán aumentar su promedio de goles para contrarrestar la irregularidad goleadora de los delanteros. Confiar en un equipo ordenado, que intenta jugar bien, que genera opciones y juego ofensivo. O desconfiar por su ineficacia, por su incapacidad de remontar un resultado adverso. Esa fue la sensación que ayer dejó Junior en la frontera.

Por: Juan Guillermo Jaramillo

 

junior

No hay comentarios

Publicar un comentario